HALLAN EL CUERPO SIN VIDA DE UN HOMBRE EN SAUCE VIEJO

Se llamaba Matías Casco y era un peón rural santafesino que había desaparecido el jueves de la semana pasada. El cuerpo estaba envuelto con una lona y con un alambrado. También estaba atado a una piedra.

La zona costera de la localidad de Sauce Viejo se estremeció este martes, en horas del mediodía, a raíz del hallazgo del cadáver de una persona que evidentemente había sido asesinada.

Un pescador se topó con el cuerpo antes del mediodía, cuando recorría las aguas del río Coronda, aproximadamente a la altura de la cuadra que se forma entre las calles Entre Ríos y Uruguay.

El baquiano rápidamente dio aviso a la Central de Emergencias 911 y los patrulleros no demoraron en copar toda esa parte de la población lindera con la ciudad de Santo Tomé.

Los uniformados pudieron observar entonces que el cadáver estaba envuelto con una lona blanca de tipo arpillera y también con un tejido de alambre. Trascendió que inclusive la víctima había sido atada a una piedra.

El fiscal en turno de la Unidad Especial de Homicidios del Ministerio Público de la Acusación (MPA), el doctor Gonzalo Iglesias, ordenó a los investigadores que preserven el cuerpo tal cual había sido encontrado y que sea trasladado así a la Morgue de la ciudad para que se le practique la autopsia.

Personal de la Agrupación de Buzos Tácticos de la Unidad Regional I retiró del agua el cadáver y bomberos de la Agrupación de Zapadores lo trasladó en su vehículo especialmente preparado.

Mientras tanto, detectives de la Agencia de Investigación Criminal y peritos de la Policía Científica examinaron todo el lugar por varias horas en busca de pistas.

La identidad de la persona fallecida pudo ser determinada recién este miércoles. Se llamaba Matías Casco y era un peón rural de 30 años que había sido reportado como desaparecido por su familia a principios de este mes.

Sus allegados fueron de los primeros en llegar a la escena del hallazgo, junto con algunos vecinos curiosos. Después, acompañaron en un vehículo particular a la “morguera”, mientras temían lo peor. Sus miedos se confirmaron en horas del mediodía de este miércoles, cuando pudieron ingresar a la Morgue Judicial para hacer el reconocimiento.

El hombre tenía un orificio en la cabeza y las primeras versiones indican que había sido ejecutado con un disparo de arma de fuego.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *