PEROTTI EVALÚA CAMBIO EN EL GABINETE PROVINCIAL

¿Alguien se puede sorprender porque el Gobernador quiera cambiar algunos funcionarios de su equipo?, la respuesta es No. Es que Omar Perotti, tiene esa facultad y puede hacer uso de ella. Por ende, lo va a hacer.

Ahora bien, ¿qué es lo que lleva al Gobernador de Santa Fe, a cambiar a sus ministros a menos de un año de asumir?, Aquí algunas especulaciones que son más de las que se esperan.

En primer lugar, lo dijo claro el rafaelino en la rueda de prensa, «hay un desgaste, de una situación (la pandemia), que no estaba prevista». Por otro lado, hubo algunas cuestiones que provocaron un agotamiento en las relaciones. Pero también se puede pensar en que en el horizonte hay un año electoral, dónde quizás algunos de los actuales ministros tengan intenciones de competir y es ahí donde puede haber una protección hacia la figura de ese funcionario, que en el día a día puede verse resentida.

Hay otro factor que puede llegar a analizarse a la hora de estudiar los próximos movimientos. Es que también habrá cambios en el Gobierno Nacional. Allí no cesan las presiones de propios y extraños para que Alberto Fernández, oxígeno con nombres una gestión que se desgasto con la pandemia. Bueno, uno de los nombres apuntados para cambiar es el de María Eugenia Bielsa.

Esos cambios en el Gabinete nacional, también pueden ser un compromiso extra para el Gobernador de Santa Fe, porque si se concreta la salida de Bielsa, puede que algunos nombres de su estructura tengan que ser contenidos. Más allá que hay que recordar que dos Ministros tributan en ese sector, Silvina Frana (Obra Públicas) y Danilo Capitani (Desarrollo Social).

Yendo a los nombres propiamente dicho, hay algunos que son inamovibles: Walter Agosto (Economía), por ejemplo, es el principal estratega de las políticas económica de la gestión, pieza fundamental y cerebro principal de la estructura de gobierno.

Es muy difícil que Omar Perotti, en medio de una pandemia y con el sistema de salud golpeado, quiera volver a hacer un cambio en el Ministerio de Salud. Recordemos que Sonia Martorano (Salud), asumió hace apenas tres meses por el renunciante Carlos Parola.

Por otra parte, sería extraño, con lo esquemático que suele ser el primer mandatario, que mientras se discute legislativamente un paquete de proyectos de leyes para hacer reformas en materia de seguridad, puntualmente en la policía santafesina, se cambie a quien las trabajo, elaboró y propuso, estamos hablando de Marcelo Saín (Seguridad). Más allá de que en otro contexto quizás sería un número puesto para un reemplazo, ya que de todos fue el ministro que más dolores de cabeza le trajo a Perotti.

Hay un nombre que parecería extraño que se vaya de la gestión, pero como la política es el arte de lo posible, todo parece indicar que se ira. Rubén Michlig (Gestión Pública), es el hombre de confianza de Omar Perotti. Es a quien el gobernador dejo gran parte de su suerte en el relacionamiento político. Es verdad que Michlig, tuvo dos grandes fracasos desde que el Frente de Todos gano las elecciones. Uno fue la conflictiva transición, de la que estuvo a cargo y termino rompiendo. El otro tiene que ver con su función del relacionamiento político con las fuerzas de la oposición, algo que hasta aquí fue muy malo. De todas formas, según la información que tenemos, el Ministro de Gestión Publica está cansado, agotado del día a día y esto provocaría su salida. Algunos también especulan que es el principal fusible que encontrarían desde la gestión.

Casi lo mismo que contamos de Michlig, podríamos citarlo para detallar la situación de Esteban Borgonovo (Gobierno). El Rosarino fue el principal encargado de gestionar con la oposición en la Legislatura la Ley de Necesidad Publica, el resultado ya sabemos cuál fue. La iniciativa parlamentaria salió más por la presión del Ejecutivo mediática y políticamente, la urgencia de la pandemia que comenzaba a desandar su camino, que por el trabajo de los interlocutores. Es más, los propios senadores oficialistas gambetearon la figura del Ministro de Gobierno para negociar directamente con el Gobernador. Desde ese momento la imagen de Borgonovo, fue desgranándose, tanto para afuera como para adentro de la gestión.

En el mismo camino de este último hay otros dos ministros que al menos esta con resaltados con un color distinto en la agenda. Daniel Costamagna (Producción), nunca volvió a ser el mismo luego de la problemática intervención de la empresa Vicentín, en el cual hubo diferencias sustanciales con el Gobernador. Allá por el mes de junio ya habría presentado su renuncia, según cuentan y no fue aceptada por Perotti.

El otro caso de agotamiento de gestión es el de Adriana Cantero (Educación). Es que la prolongada negociación paritaria con los gremios docentes, la actividad educativa virtualizada y con muchos problemas de infraestructura. Los nombramientos que en muchos casos llegaron tarde. Pero por sobre todas las cosas porque la pandemia sacudió el sistema educativo. Son alguno de los factores por los que Cantero, habría pedido hace un par de meses su salida.

No debemos pasar por alto que se viene un año electoral, donde algunos funcionarios seguramente tienen expectativas. Uno de los casos sería el de Roberto Sukerman (Trabajo). Es que el actual Ministro de Trabajo, pretendería encabezar la lista de concejales del Frente de Todos en la ciudad de Rosario, esto por supuesto pensando en buscan nuevamente la intendencia en 2023. Es que para muchos no hay 2023 sin 2021 políticamente hablando. Sukerman, perdió la elección en manos de Pablo Javkin, por tan solo 8 mil votos, menos de 2 puntos. Además, el desgaste con los gremios, los protocolos de la pandemia y el apoyo a la adhesión santafesina a la Ley de ART, también desgataron su labor.

El resto de los ministros, mas allá de su altos y bajos y lo duro de este periodo impensado de pandemia que tuvo la provincia, se quedarían en el equipo de gobierno. Hablamos de Silvina Frana (Infraestructura), Danilo Capitani (Desarrollo Social), Jorge Llonch (Cultura), Erika Gonnet (Ambiente), Celia Arena (Sec. Igualdad) y Gabriel Somaglia (Sec. Justicia).

Hay datos que no se puede dejar pasar por alto. Omar Perotti, tiene pensado cambiar algunos nombres de su equipo, pero por sobre todas las cosas relanzar su gestión. Darle otra impronta. Convivir con la pandemia del Covid19.

La búsqueda de la unidad interna del Partido Justicialista no se encapsula solamente en lo partidario, parte desde allí. Es que será muy importante encontrar los consensos de una lista de unidad para conducir el partido, pero principalmente se buscará un gobierno con todos los sectores contenidos. Durante este periodo de casi un año de gestión, no todos los sectores internos del PJ se sintieron cómodos, en algunos casos tampoco parte del gobierno.

Desde la Casa Gris aventuraron que quizás además de cambios de nombre en el gabinete también se venga una reforma de la Ley de Ministerios, la pregunta seria, si esto pasa: ¿se sumaran ministerios o se quitara alguno?

Más allá del análisis de cada uno de los espacios de poder dentro de un equipo de gestión, de la idea planteada por el gobernador y las ganas de darle un giro a un año de gobierno muy difícil, es poco probable que haya tantos cambios. Lo que viene serán un tiempo de especulaciones afuera y evaluaciones adentro.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *