RÉCORD DE ROBOS EN RINCÓN: UNA FAMILIA SUFRIÓ TRES HECHOS DELICTIVOS EN MENOS DE UN MES

En un mes, les robaron tres veces los cables de la luz a pesar de instalar medidas de seguridad. La inacción policial y la desesperación se apoderan de los vecinos.

En un alarmante incremento de la inseguridad, una familia de San José del Rincón ha sido víctima de repetidos robos de cables de electricidad en su domicilio en la zona de Santa Rosa y Los Caracoles. En el último mes, los ladrones han atacado tres veces, dejando a la familia en una situación desesperante y sin respuestas efectivas de las autoridades.

María Eugenia, residente afectada, relató en una entrevista con LT10 que en el transcurso de un mes, han sufrido el robo de los cables de la bajada de línea a su casa en tres ocasiones diferentes. «La situación es desesperante y no encontramos solución. En un mes nos robaron tres veces los cables de la bajada de línea a la casa. En una de las veces, se conectó la electricidad, vino la EPE a las 6 de la tarde y a las 6 de la mañana volvieron a cortar los cables», detalló con evidente frustración.

La familia, en un intento por protegerse, instaló una reja alrededor del medidor de electricidad, esperando que esta medida disuadiera a los delincuentes. Sin embargo, los ladrones han mostrado una notable persistencia y habilidad, logrando cortar la reja y robar nuevamente los cables. «Hasta una protección al medidor le hicimos, y asimismo cortaron esa reja, cortaron nuevamente los cables, hasta le hicimos una extensión al caño para que no quede tan bajo, y ayer volvieron a cortar los cables», agregó María Eugenia.

Inacción policial y desesperación vecinal
La cercanía de la vivienda al Comando de la Costa, situado a tan solo 100 metros, no ha sido un factor disuasorio para los delincuentes, lo que ha generado una profunda indignación entre los vecinos por la aparente inacción policial. La víctima expresó su desesperanza y la falta de respuestas adecuadas por parte de las autoridades, destacando la vulnerabilidad en la que se encuentran ella y sus vecinos.

«Somos siete u ocho casas en la cuadra en la que todos los días pasa algo. Hace unos días nos robaron una mesada con bacha de acero inoxidable que estaba en el patio», comentó María Eugenia, subrayando la creciente ola de robos que afecta a la comunidad.

Una problemática que se expande
La situación vivida por esta familia no es un caso aislado en San José del Rincón. La localidad ha visto un incremento significativo en la incidencia de robos y actos de vandalismo, especialmente en lo que respecta al hurto de cables de electricidad y otros componentes metálicos, los cuales son valiosos en el mercado negro. Este fenómeno ha dejado a numerosas familias sin servicios básicos, como la electricidad, durante días e incluso semanas, generando una grave afectación en su calidad de vida.

La respuesta de la Empresa Provincial de la Energía (EPE) ha sido rápida en la mayoría de los casos, sin embargo, la falta de seguridad ha permitido que los robos continúen sin tregua. «Cada vez que se conectaba la electricidad, al día siguiente ya habían robado de nuevo. Esto es insostenible», declaró un vecino afectado que prefirió no ser identificado.

Reacciones y posibles soluciones
La comunidad de San José del Rincón ha comenzado a organizarse para enfrentar la crisis de inseguridad. Reuniones vecinales y la creación de grupos de WhatsApp para alertar sobre movimientos sospechosos son algunas de las medidas que se están implementando. No obstante, los residentes insisten en que es necesario un mayor compromiso y acción por parte de las autoridades locales y provinciales para detener esta ola de robos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *